Arte y Espectáculo

Laura Bozzo asegura que se escondió de la justicia por motivos de salud

Compartir:

Laura Bozzo pagó la medida cautelar que el pasado 11 de agosto le había sido impuesta. En ese momento la FGR ordenó prisión preventiva para la presentadora por evasión de impuestos, pero Bozzo no acató lo ordenado y no se presentó al reclusorio Santiaguito, por lo que el 18 de agosto la FGR solicitó una ficha roja a Interpol para arrestarla en 190 países.

La conductora de Laura En América prefirió cumplir con lo demandado y hoy 22 de noviembre se hace oficial que se suspendió de manera definitiva la orden de captura en su contra después de haber pagado 2 millones 600 mil pesos mexicanos como garantía.

“Estoy feliz de cómo se están pasando las cosas, de pasar una época de terror, pero aquí estoy. Besos a mi público que sé que han estado muy preocupados por mí. Gracias a Dios ya se llegó a un acuerdo y toda la verdad siempre sale a la luz”., dijo la peruana para Chismorreo la tarde de este lunes.

Y es que un juez federal dejó firme la suspensión definitiva que impide por tiempo indefinido a la Fiscalía General de la República (FGR) ejecutar la orden de aprehensión que existe contra la presentadora de televisión. A raíz del proceso que se le sigue por la presunta venta de un inmueble que estaba embargado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) que supera los 12 millones de pesos.

Tras tres meses sin saberse nada acerca del paradero de la autoproclamada “abogada de los pobres”, Laura aseguró que no estuvo escondida para evadir la justicia como se especuló, sino que se resguardó para cuidar su salud.

“Yo seguí directamente las ordenes de mi abogado, la gente siempre me ve fuerte, pero yo tengo una depresión clínicamente diagnosticada desde que era muy chica, entonces yo no puedo lidiar con un encierro, con este tipo de cosas, me hacen un daño muy grande. Estaba luchando por mi vida, yo decía ‘si yo no la debo, no la temo’, pero ir a un penal es algo realmente duro, doloroso, no es porque tenga miedo, esa gente es mi gente y la amo, pero es por mi problema de salud”, agregó.

Fue así que Bozzo decidió no apersonarse con las autoridades, y manejar la acusación a discreción y por medio de abogados, a fin de no poner en riesgo su vida:

“Yo estuve con el estómago abierto un año que tenía que curarme todos los días. Tengo que cuidarme todos los días, tengo que cuidar mi alimentación porque tengo unos divertículos que si explotan muero desangrada, y así muchas cosas, yo tenía que defender mi vida”, aseguró.

También se dijo que la polémica peruana habría escapado del país donde reside desde hace años y en el que ya se ha nacionalizado como ciudadana, sin embargo, ella lo aclaró así:

“No puedo decir nada sobre ese tema de dónde estaba ni nada, lo guardo para mi serie, además no estaba en casa de nadie, estaba en México, nunca me he movido ni me moveré de México, simplemente protegí mi salud y gracias a Dios la justicia mexicana me dio la oportunidad de comparecer al juzgado, he ido al juzgado, de hacer un pago, me dio la suspensión definitiva”, aseveró.

Laura puntualizó que es hasta ahora cuando da la cara por consejo de sus abogados en la experiencia que calificó como “de terror”:

“No hay nada como la libertad, eso de tener que esconderse, que es la primera vez que me pasa en la vida, fue una experiencia de terror, prefiero los tres años de arresto domiciliario que pasé en Perú a ser absuelta totalmente por la justicia, prefiero mil veces eso a tener que esconderme. Para mí fue un dolor, yo pensaba, ‘qué pensará la gente’ y me decían primero está tu vida. Yo por mí hubiera salido corriendo al penal, pero tengo que hacer caso”, expresó la también abogada.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *